umbral

15ª Bienal de Artes Mediales de Santiago

Diarios de viaje

Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos, 37 segundos

El Festival Franco Chileno de Videoarte fue inaugurado en 1981, como una iniciativa del Servicio Cultural de la Embajada de Francia, impulsado por Pascal-Emmanuel Gallet, representante del Ministerio de Relaciones Exteriores, y el diplomático en servicio de este país en Chile, Jean-Michel Solente. 

En medio de la dictadura cívico-militar chilena, el encuentro buscaba generar una instancia de intercambio artístico entre Chile y Francia, donde periodistas, cineastas, documentalistas y artistas visuales, pudieran exponer sus reflexiones en obras que a menudo tenían un marcado carácter político. Este nuevo espacio de resistencia político-cultural, no hubiese sido posible sin la llegada de la cámara portátil, cada vez más popular y accesible, que permitió la experimentación de imágenes electrónicas en movimiento, con propuestas distintas a las comúnmente ofrecidas por la televisión y el cine. El videoarte se instalaba así como un género innovador, que dio paso a un incipiente circuito de creación artística, donde participaron autores claves en la historia del video como Juan Downey, Eugenio Dittborn, Lotty Rosenfeld, Magali Meneses, Juan Enrique Forch, Sibyl Brintrup y Francisco Fábrega, entre otros.

El encuentro se realizó de forma ininterrumpida hasta 1990 en el Instituto Chileno Francés. Luego, continuó su funcionamiento bajo el nombre de Festival Franco-Latinoamericano, con una modalidad más ampliada que tocó países como Colombia, Argentina y Uruguay. Finalmente, ya entrada la transición, el encuentro derivó en la Bienal de Video y Artes Electrónicas, que inauguró su primera edición en 1993, y que hoy continúa vigente como la Bienal de Artes Mediales de Santiago.

Uno de los hitos más importante del festival fue “Diarios de viaje”, instancia de intercambio en que artistas grababan su experiencia en otros países a modo de apuntes audiovisuales, que permitió profundizar el diálogo entre videastas chilenos y franceses. En total, se realizaron 36 viajes de intercambio entre 1985 y 1997, cuyos videos pertenecen al archivo del Festival Franco Chileno de Videoarte. En la conmemoración de sus 40 años, cuatro de ellos se presentan hoy, bajo la curatoría de Pascal-Emmanuel Gallet. 

Detalle de obras

Mis encuentros en Chiloé en 1989 de Michaël Gaumnitz (DE)

Algunos habitantes narran, con sencillez, en blanco y negro, cosas que vieron. Una plena cosecha de mitos. Gaumnitz los ilustra, en la imagen misma, con sus dibujos coloridos, divertidos o extraños. En el último encuentro, un cacique ciego, al principio mudo para no hablar la lengua del vencedor, se levanta de pronto y pronuncia la lengua antigua que después de él ya nadie hablará.

El Puente de Sophie-Catherine Gallet (FR)

Caminos. El océano viene, se retira, una manifestación irrumpe, cielos, algunas caras; el océano y la marejada de las banderas rojas. Los tambores y las olas braman, se llevan todo.

Torre Eiffel de Juan Forch (CL)

Entrelazado con un poema de Vicente Huidobro, escrito en francés en París durante los años 20, una visión interior de la torre, fragmentada, sensual, aérea.

Muerte al rey de Francisco Arévalo (CL)

Partir cuando ya no se encuentra salida. El tiempo no te suelta, pero nos encontramos en París para decapitar nuevamente al viejo cadáver, para ver Chile desde La Defensa, para asegurarnos, antes de volver, que nada, en ninguna parte, es tan diferente.