umbral

15ª Bienal de Artes Mediales de Santiago

Alfredo Jaar expone dos obras en el Museo Nacional de Bellas Artes

Tiempo aproximado de lectura: 6 minutos, 21 segundos

Desde el viernes 26 de noviembre en el MNBA, se podrán conocer las obras “Música (Todo lo que sé lo aprendí el día que nació mi hijo)” y “Contra la pared”.

Siete años después de realizarse por primera vez en el Nasher Scupulture Center de Dallas, Estados Unidos, “Música (Todo lo que sé lo aprendí el día que nació mi hijo)”, una instalación sinfónica-inmersiva de Alfredo Jaar, la obra aterriza en Chile por primera vez en el marco de la 15 Bienal de Artes Mediales de Santiago, para visitarla desde el 26 de noviembre en el Museo Nacional de Bellas Artes y desde el 27 de noviembre en el Centro de Extensión Palacio Pereira del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. 

En esta nueva versión diseñada para Chile, “Música” se concibe como un recorrido sonoro a través de los primeros llantos de bebés nacidos entre mayo de este año a la fecha, en el Hospital Clínico de la Universidad de Chile y otros hospitales regionales del país. “Después de estos meses infinitos de duelo, quisiera celebrar el extraordinario milagro de la vida“, contaba el Premio de Artes Plásticas 2013, quien durante su regreso al país para presentar la obra recibirá la distinción Doctor Honoris Causae de la U. de Chile  en una ceremonía que se transmitirá en vivo el jueves 25 de noviembre a las 19 horas. 

Con la ayuda de matronas, el artista visual logró registrar estos sonidos que se escucharán a la misma hora en que fueron emitidos por los recién nacidos, tanto en el MNBA como en el Centro de Extensión Palacio Pereira. Es decir, si un bebé nació a las 15 horas con 15 minutos y 10 segundos, todos los días a esa misma hora, se escuchará su voz en la instalación del hall central del museo y en el pasillo Crucero de la mansión histórica donde se redactará la nueva constitución de Chile. 

En un comienzo, “Música (Todo lo que sé lo aprendí el día que nació mi hijo)” fue ideada para ser presentada en el frontis del edificio del Ministerio de Educación de Chile, como un llamado urgente sobre el inexorable compromiso de la institucionalidad gubernamental en la formación de personas que se integran a la sociedad. Sin embargo, el proyecto no pudo concretarse y vio la luz con los llantos de recién nacidos en la ciudad de Dallas en 2014, celebrando 10 años de vida del Nasher Sculputure Center de Dallas a través de esta “sinfonía que celebra la vida”.

La instalación se podrá visitar en el Museo Nacional de Bellas Artes desde el 26 de noviembre y en el Centro de Extensión Palacio Pereira desde el 27. Posteriormente, una vez finalizada la 15 Bienal de Artes Mediales de Santiago, la obra itinerará por distintos lugares de Chile. 

Además de esta pieza, el MNBA albergará también “Contra la pared”, uno de los tantos retratos que Alfredo Jaar tomó del sindicalista chileno Clotario Blest (1899-1990) en 1983, y expuesta por primera vez en el año 2010 en la instalación “La Cordillera de los Andes” para el bicentenario de la República. El arquitecto que reside en Nueva York, sitúa al fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) como una figura necesaria y urgente en el contexto de la construcción de un ideario social para el país. 

Clotario Blest fue un luchador por los derechos humanos, fundador de diversas organizaciones sindicales y políticas como la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), la Central Única de Trabajadores (CUT) y el Comité de Defensa de Derechos Humanos y Sindicales (CODEHS). Retratado con su habitual overol azul y su barba blanca, es descrito por el artista visual como “parte integral del paisaje social, así como lo es la cordillera de nuestro paisaje urbano”.